(+57) 315 219 73 95 / (57+) 312 355 74 39 funiasocial@outlook.com

BENEFICIOS

Desarrollo corporal: montar a caballo realmente fortalece los músculos centrales que estabilizan el tronco: los músculos abdominales, de la espalda y la pelvis. Sin embargo, no se trata solo de la fortaleza del cuerpo, sino también de la coordinación y la estabilidad del mismo. Cuanto más cabalgas, más aprende el cuerpo a moverse con el caballo.

Pensamiento rápido: montar un animal grande y poderoso con una mente propia es un entrenamiento de cuerpo completo que te obligará a involucrar músculos que no sabías que existían y a reaccionar constantemente al movimiento del animal.

Coordinación: hay muchos movimientos que deben suceder simultáneamente mientras se conduce para que el caballo sea guiado adecuadamente: esto es en lo que consiste la coordinación. Los programas terapéuticos de equitación para personas con capacidades reducidas han tenido mucho éxito desarrollando una mejor coordinación.

Fuerza corporal: montar a caballo es un ejercicio isométrico, lo que significa que usa músculos específicos para mantenerse en ciertas posiciones, en este caso, manteniendo el equilibrio sobre el caballo. Debido a esto, la fuerza de la postura es muy importante cuando se monta y la postura de los jinetes mejora incluso en las actividades cotidianas.

Tono muscular y flexibilidad: junto con los músculos centrales, la parte interna de los muslos y los músculos pélvicos realizan el mayor entrenamiento a medida que el jinete se posiciona a sí mismo. Los jinetes a menudo tienen que mantenerse en cuclillas mientras dirigen el caballo, ajustándose constantemente a la cadencia del caballo. Este ejercicio ayuda con un buen tono muscular general y flexibilidad.

Actividades físicas complmentarias: Montar a caballo no es la única forma en que esta actividad le da al cuerpo un entrenamiento. Trabajar en el cuidado de un caballo fortalece los músculos y aumenta la capacidad cardiovascular.

Ejercicio mental: hay muchos beneficios mentales en la equitación. No solo aprendes realmente sobre ti mismo mientras pasas el tiempo montado en un caballo, sino que también puede tener un efecto meditativo que aumenta la concentracion porque, por el momento, el único enfoque es montar y permanecer en el caballo. Si bien la equitación es un gran ejercicio, hay un beneficio real en la conexión con el animal y la tranquilidad que proporciona cada cabalgada.